Piojos, que no amarguen la vida de tu hijo

Según datos estadísticos entre un 5% y un 14% de los niños en edad escolar ha sufrido en algún momento de su vida el desagradable problema de tener piojos en la cabeza. Cuando da comienzo el curso escolar y vuelven a reunirse numerosos niños en un mismo lugar, donde juegan juntos a cada instante durante horas, se aumenta el riesgo de contagiarse de este molesto problema.

Dependiendo de la forma de ser del menor, este problema se puede llevar mejor o peor, provocando mayor frustración, tristeza o vergüenza, o bien indiferencia total. En los casos de aquellos menores que se sientan mal por haber contraído piojos hay que hacerles saber que es un problema con solución rápida y que en el mercado hay tanto remedio para liendres como para piojos.

Cuando notemos que nuestro hijo tiene dicho problema deberá permanecer unos pocos días  en casa para poder poner fin al problema de forma eficaz y desinfectar la cabeza completamente de piojos y liendres. Otra importante acción a tomar antes de que nuestro hijo regrese al colegio es darle unas pautas a seguir después del tratamiento como no utilizar peines de otros compañeros, no ponerse gorros de ningún amigo, y por supuesto no juntar la cabeza con los amigos, es decir, evitar todo aquel contacto que implique que estos insectos puedan pasar de una cabeza a otra.

No debemos dejar que el problema le afecte más de lo normal, y asegurarle en que el problema acabará desapareciendo en poco tiempo. Los padres o tutores del menor deben actuar de forma normal, si montar un drama por el problema, ya que es algo que podría afectar negativamente a la autoestima del menor, algo que hay que evitar en la mayor medida. Hay que intentar quitarle dramatismo al asunto para que los menores no se sientan mal, y lleguen incluso a sentirse culpables por sufrir dicho problema.

2013-04-17 20 19 42

Autor entrada: admin

Deja un comentario